Por Myriam Tardioli. El 8 Feb. 2022

 

Los residuos sanitarios representan un gran problema para nuestro planeta. Aún más después de la pandemia. Datos que preocupan es la cantidad de residuos sanitarios que se generaron a raíz del covid-19. A través de un reciente informe elaborado por la OMS, a la crisis sanitaria le sigue una crisis en la gestión de estos desechos. Es un hecho, cada test o EPI, cada mascarilla, cada material descartable, se convierte en basura a reciclar o tratar.

Las estadísticas sobre el impacto que provocó en el mundo el covid-19 nos presentan un problema grave. Al número de contagios, enfermos y fallecidos, se le suman los millones de euros en pérdidas económicas en todo el planeta.

Los residuos sanitarios aumentaron miles de toneladas por el covid-19

Según la OMS, son “decenas de miles de toneladas de residuos médicos adicionales”. Estos hacen presión sobre los sistemas que se encargan de tratar los desechos que deja la medicina. A su vez, pone en riesgo la salud humana y no menos importante, perjudica al medioambiente.

Por estas razones, es que se debe mejorar y en forma urgente, las prácticas en la gestión de desechos médicos. Las estimaciones que brinda el informe de la OMS, son alarmantes. Unas 87 mil toneladas de equipos de protección personal se utilizaron entre marzo de 2020 y noviembre de 2021. Más de la mitad de esos equipos se convirtieron en basura. Aunque eso no lo es todo.

Un detalle de las cifras que preocupan

Los kits de pruebas empleados (140 millones de unidades), generaron 2.600 toneladas de residuos no infecciosos. Estos kits contienen, sobre todo, materiales plásticos. Además, hay que sumar los más de 730 mil litros de residuos químicos. A toda esta cantidad de residuos, todavía no se le ha agregado lo generado por las vacunas en todo el mundo.

Según la OMS, los 8000 millones de dosis de vacunas contra el covid, generaron 144 mil toneladas de residuos. Eso es, contando las jeringas, envases de vacunas y agujas. Sumando las estadísticas de la OMS en su informe, se llega a 146.600 toneladas de residuos. Aunque en estos datos no se incluyeron los líquidos.

Todas estas estadísticas incluyen a los productos usados por los servicios sanitarios en todo el mundo. No incluye, por ejemplo, las mascarillas empleadas por el público en general o los productos que se utilizaron fuera de los sistemas de salud. Solo como dato estadístico, unas 170 mil toneladas de mascarillas se importaron a la UE en los tres primeros meses de la pandemia.

Solo una parte del sistema de salud mundial está preparado para tratar los residuos médicos

Es decir, que las estadísticas que proporciona la OMS, pueden ser solamente la punta del iceberg en cuanto a los desechos de la pandemia. Según la organización mundial, los sistemas de salud del mundo, no pueden gestionar los residuos médicos.

El 30% de los establecimientos a nivel mundial, no tiene los equipamientos necesarios para su tratamiento. Si a esa falta se le suma una pandemia como la del covid, el sistema simplemente se satura.

Como conclusión, según la OMS es clara. Para disponer de un sistema de salud pública eficiente, hay que contar con un buen sistema de gestión de residuos médicos.

https://www.nosabesnada.com/sociedad/la-pandemia-nos-dejo-toneladas-de-residuos-sanitarios-que-perjudican-al-planeta/