La gente sigue yendo a votar a pesar de saber que va a elegir a uno de los caraduras e impostores que se presentan para alcalde, ministro, concejal o presidente de la nación.

Después llegan las lamentaciones; suben los alquileres, aumenta el recibo de la luz, sigue la pobreza, los desahucios, los impuestos, atentados medioambientales, crisis, desempleo y un larguísimo etc.

El sistema democrático jamás podrá funcionar mientras los votantes sean unos ignorantes. Otra alternativa sería si, después de 4 años de mandato hubiese una ley que sentenciara a muerte al presidente y demás cargos políticos si estos no han cumplido todos sus propósitos a la hora de pedir los votos a sus ciudadanos, o no han desempeñado bien sus funciones.

Pero eso no cabe en la cabeza de los cabestros y piensan que es una barbaridad.

Como ya han pasado varias décadas desde que se ha establecido la democracia, se ha comprobado que tal como está ahora establecida no funciona, que tenemos cada año peor calidad de vida.

La gente no escarmienta, a pesar de llevar tanto tiempo en democracia, la gente ilusa se piensa que la persona que ha votado lo hará mejor que el anterior presidente, pero nunca cambia a mejor la vida de los ciudadanos. En cambio, si se aplicara el método que propongo, no importará a quién votes, seguro que aciertas, pues estará en juego la vida del aspirante a presidente y si no tiene buenas ideas, dudo que nadie se presente.

2/02/2021