La secretaria de Ambiente de Bogotá se pronunció sobre las obras realizadas por la pasada Administración Distrital en los humedales de Juan Amarillo y Jaboque. Afirmó que adelanta dos procesos sancionatorios por presuntos incumplimientos en las intervenciones.

2020/08/18

Un puente elevado en Juan Amarillo prendió las alarmas de ciudadanos, concejales y ambientalistas. Foto: SDA.

Como una herencia compleja calificó Carolina Urrutia, actual secretaria Distrital de Ambiente, las acciones realizadas en los humedales capitalinos por la pasada administración, en especial por la construcción de puentes elevados y senderos en tres ecosistemas de la ciudad: Juan Amarillo, Jaboque y Córdoba.

“Las obras que recibimos en los humedales Juan Amarillo y Jaboque son proyectos que nunca hubiéramos autorizado y que no vamos a realizar por parte de este gobierno. Desde que inició esta administración hemos realizado seguimiento, vigilancia y control en estos dos ecosistemas de la ciudad, logrando evidenciar que las intervenciones llevan un avance significativo en su desarrollo, en algunos casos de más del 70 por ciento”, dijo Urrutia.

Un puente elevado en el humedal Juan Amarillo, para conectar las localidades de Suba y Engativá, levantó la ampolla en Bogotá. Foto: SDA.

Para la funcionaria, el avance de las obras y los permisos otorgados por la anterior administración son una situación muy difícil de interpretar, porque hay que darle el mejor uso a los recursos públicos ya gastados y hacer una interpretación jurídica de dichos permisos.

“En días pasados celebramos la decisión del Juez Cuarto Administrativo de Bogotá de declarar la nulidad del Decreto 565 de 2017, con la que fue modificada la Política de Humedales en la capital. Esta decisión va ligada al respeto por su vocación como espacios de conservación y recreación pasiva que la Alcaldía de Claudia López les dará a estos ecosistemas”, aseguró Urrutia.

La ciudadanía reveló el avance de los senderos en Jaboque, por un sitio llamado el bosque de las lechuzas. Foto: Cealdes.

La secretaria de Ambiente indicó que la política de humedales de la pasada administración fue nula por dos factores. “El primero porque no tuvo los estudios técnicos necesarios para su expedición, y segundo porque no se respetó el derecho a la participación. Es muy importante que podamos aplicar la política de humedales anterior”.

En la actualidad, hay una situación jurídica compleja en los humedales. Según Urrutia, los permisos otorgados con anterioridad gozan de un piso jurídico legal. “Sin embargo, la Secretaría Jurídica del Distrito consultó al juez sobre los alcances de estas decisiones judiciales respecto a los actos administrativos que permitieron estas intervenciones, solicitud que está en curso”.

La Secretaría de Ambiente adelanta una investigación exhaustiva para dos procesos sancionatorios por un presunto incumplimiento en los permisos en los humedales Juan Amarillo y Jaboque.

“También estamos haciendo el análisis jurídico que nos asegure que cualquier decisión que tomemos sobre las obras avanzadas, no vaya a sufrir de inestabilidad jurídica. Cualquier decisión que tomemos debe tener un equilibrio entre el daño ambiental y el mejor uso posible para los recursos públicos”, agregó la secretaria de Ambiente.

Respecto a las obras o proyectos que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado quiera realizar en el humedal Córdoba, Urrutia informó que la entidad está atenta a cualquier ejecución o permisos que solicite la empresa para evitar un daño en el funcionamiento o en el torno de este ecosistema.

Córdoba es el humedal con mayor cantidad de aves en Bogotá. El Acueducto tiene contempladas varias obras que no han calado bien en la comunidad. Foto: SDA.

Es de aclarar que esta administración no permitirá nuevas obras de endurecimiento en estos ecosistemas. Los trabajos que se vayan a autorizar y realizar durante estos cuatro años respetarán la política de humedales vigente. Asimismo, cualquier intervención debe estar enmarcada en los principios de sostenibilidad y, además, tener en cuenta el pensar de las comunidades como derecho fundamental a la participación ambiental”.

Urrutia recalcó que la opinión y el trabajo de los ciudadanos, concejales y colectivos ambientales tendrán una verdadera incidencia durante los próximos cuatro años en la ciudad. “A través de la confianza y credibilidad, lograremos construir de manera conjunta el reverdecer y la sostenibilidad que tanto se ha buscado para Bogotá”.

“No permitiremos nuevas obras duras en los humedales”: Carolina Urrutia (semana.com)

28/12/2020