Un médico de Camerún inventa una vacuna.

Hay señales claras de que por fin se ha dado con la medicina que el mundo llevaba 22 años esperando contra el virus del SIDA. El profesor Victor Anomah Ngu, destacado médico, científico e investigador camerunés ha descubierto una autovacuna terapéutica contra el SIDA a la que ha dado el nombre de Vanhivax. Y todo indica que funciona. Hecho notable con respecto al Vanhivax es que, al contrario que la vacuna corriente, que es meramente preventiva, es curativo. El descubridor es cirujano, formado en Nigeria y en el Reino Unido. Ha sido primero jefe de la Organización de Investigación Científico-Técnica de Camerún y después Ministro de Sanidad. En la actualidad está oficialmente jubilado, pero sigue activo en su clínica privada, la Clínique de L’Espoir (Clínica de la Esperanza) de Yaundé, donde se produce y administra el Vanhivax. Según él, la vacuna se hace con una muestra de virus del propio paciente, y luego se le administra. Cada paciente es tratado exclusivamente con su propia vacuna. El Vanhivax elimina progresivamente el virus en la corriente sanguínea mientras va incrementando la cuenta CD4, que es uno de los principales indicadores de la salud del sistema inmune. Si el paciente ha perdido peso, puede empezar a recuperarlo. Sin embargo, el profesor Ngu advierte que los enfermos con el sistema inmune ya totalmente arruinado, o con SIDA declarado en avanzado estado, son difíciles de curar. Un equipo de científicos americanos de la Emory Shool (dirigida por el profesor Ansari) llegó recientemente a Camerún en plan de observación. Se fueron muy satisfechos de lo que habían visto. El profesor Ansari dijo que el Vanhivax es único por ser individualizado, al contrario que las demás posibles vacunas que están siendo probadas en el mundo entero, que solo apuntan a dos tipos de virus cuando existen realmente varias cepas del virus. Sería bueno por tanto, añadía Ansari, que los investigadores pudieran conseguir una vacuna como Vanhivax que eliminara al virus del SIDA sin causar efectos nocivos.

El descubrimiento del Vanhivax data de 1989. Ha sido empleado en el tratamiento de centenares de enfermos de SIDA. El tratamiento total dura dos o tres meses. Según el profesor Ngu, un buen número de los enfermos tratados en su clínica siguen vivos y están en buen estado de salud. El día 25 de noviembre, el profesor Ngu recibía una buena noticia: el gobierno camerunés firmaba con él un “acuerdo de cooperación”, aportando financiación y otros recursos logísticos y humanos. Firmó el acuerdo el Ministro de Sanidad, Urbain Olanguena en representación del gobierno. Contando con el reconocimiento de su país y del extranjero, el profesor Ngu espera que los colegas que hasta ahora han demostrado escepticismo con respecto a su descubrimiento se unan a él en la gran carrera por la salud de los afectados por el virus del SIDA

(Revista Natural Nº 49/ pág.25).

Sin embargo en este vídeo se aseguran que nunca se demostró que el VIH existiera;