Un equipo de ingenieros ha desarrollado la pintura más blanca jamás conocida, capaz de reflejar el 98% de la luz solar y mantener superficies más frías que su entorno, lo que podría convertir a este hallazgo en un aliado para mitigar el cambio climático

El Ágora
Madrid | 19 abril, 2021

Esta pintura refleja el 98% de la luz solar

Del mismo modo que los científicos lograron dar con un color negro tan intenso que era capaz de absorber el 99,5% de la luz, ahora han conseguido totalmente lo contrario: un color tan blanco que puede reflejar el 98,1% de la luz, lo que supone casi un 10% más que los colores blancos a los que estamos habituados y un 3% más que la anterior pintura más blanca.

Para el equipo de ingenieros de la Universidad de Purdue, que esta pintura blanca llegue a ese grado de pureza permite a las superficies donde esté aplicada ser más frías que su propio entorno, lo que puede ser un potente aliado para mitigar la crisis climática.

“Si usara esta pintura para cubrir un área de techo de aproximadamente de 100 metros cuadrados estimamos que podría obtener una potencia de enfriamiento de 10 kilovatios. Eso es más poderoso que los acondicionadores de aire centrales que usan la mayoría de las casas”, señala Xiulin Ruan, profesor de ingeniería mecánica de Purdue.

En este sentido, y con el uso de equipos de lectura de temperatura de alta precisión llamados termopares, los investigadores demostraron al aire libre que la pintura puede mantener las superficies siete grados Celsius más frías que su entorno ambiental durante la noche.

La reflectancia solar de la pintura es tan eficaz que incluso funcionó en pleno invierno. Durante una prueba al aire libre con una temperatura ambiente de seis grados Celsius, la pintura logró reducir la temperatura de la muestra casi hasta los 0 grados.

Xiulin Ruan, profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Purdue, sostiene la muestra de su pintura más blanca | Foto: Universidad de Purdue

Esta pintura blanca es el resultado de seis años de investigación basados en intentos que se remontan a la década de 1970 para desarrollar una pintura de enfriamiento radiativo como una alternativa viable a los acondicionadores de aire tradicionales.

El laboratorio de Ruan había considerado más de 100 materiales diferentes, los redujo a 10 y probó alrededor de 50 formulaciones diferentes para cada material. Su pintura ultra blanca anterior era una formulación hecha de carbonato de calcio, un compuesto abundante en la tierra que se encuentra comúnmente en rocas y conchas marinas.

Para esta ocasión, utilizaron una concentración muy alta de un compuesto químico llamado sulfato de bario, que también se usa para hacer que el papel fotográfico y los cosméticos sean blancos.

“Observamos varios productos comerciales, básicamente cualquier cosa que sea blanca. Descubrimos que al usar sulfato de bario, teóricamente puedes hacer que las cosas sean realmente muy reflectantes, lo que significa que son realmente muy blancas”, señala Xiangyu Li, que trabajó en este descubrimiento.

La segunda característica que hacen a esta pintura tan singular es que las partículas de sulfato de bario tienen diferentes tamaños en la pintura. La cantidad de luz que dispersa cada partícula depende de su tamaño, por lo que una gama más amplia de tamaños de partículas permite que la pintura disperse más del espectro de luz del sol.

Asimismo, los investigadores demostraron en su estudio que, al igual que la pintura comercial, su pintura a base de sulfato de bario puede potencialmente soportar las condiciones exteriores. La técnica que utilizaron los investigadores para crear la pintura también es compatible con el proceso de fabricación de pintura comercial.

https://www.elagoradiario.com/ciencia-e-innovacion/pintura-tan-blanca-enfriar-edificios/

3/11/2021