Si indagamos un poquito, podremos comprobar la gran cantidad de vehículos que se están pudriendo en los parques de la guardia urbana bien por ser requisados al efectuar los dueños un delito, o porque están pendientes de pagar la multa por haber hecho alguna infracción.

Pero si además, nos fijamos en los millones de vehículos que están al aire libre en espera de ser vendidos, abandonados o apilados en las chatarrerías, que con unos mínimos arreglos podrían volver a circular, por no hablar de las miles de personas que están sin empleo pero disponen de coche, pues con todos ellos nos encontramos con un potencial gran negocio.

Pero se da la circunstancia de que si paseamos por cualquier calle, avenida, etc. podemos comprobar que existe una gran cantidad de coches aparcados. Eso quiere decir que este país tiene millones de coches que no están viajando, por lo que demuestra que no se necesitan.

Bastarían que hubiese como máximo tres o cuatro coches en cada calle por si alguien precisa de un vehículo para desplazarse. Ello supondría una facilidad inmensa en encontrar aparcamiento al desaparecer más del 90% de los coches aparcados.

Hoy día mantener un coche sale carísimo, más aún si tenemos la costumbre de tenerlo en un garaje de alquiler, pues entre las reparaciones, la ITV, el seguro, los impuestos, pagar por tenerlo aparcado en zona azul y el combustible hace muy difícil tener un coche con un sueldo normal (menos de 1.500€).

Bastaría con que se aprobase una ley que permitiera a cualquiera a ser propietario de varios coches sin la obligación de pagar impuestos ni seguros ni pasar ITV. Eso sí, debería preocuparse de que sus vehículos siempre estarán en perfectas condiciones; sin abolladuras, sin arañazos, sin basura en su interior, el motor en excelente estado y con un sistema de localización permanente. Por supuesto que todos deberían funcionar de forma eléctrica autorecargable.

Bueno, pues de lo que se trata es que se deje de tener la costumbre de tener un coche de uso exclusivo, la obligación de sacar un seguro a cada coche, ni de pasar ITV obligatorias, ni de pagar por tener el coche estacionado (salvo que lleve una semana sin circular, que en ese caso quedaría confiscado)  y que cuantos más coches tenga uno, mucho más dinero pueda ganar.

Así, si uno pilla un autotaxi deberá primero adquirir una tarjeta con banda magnética vinculada a su cuenta bancaria, pues cobrará por kilómetros recorridos, no por tiempo como hasta ahora hacen los taxistas a 0,20€/Km. Para tal fin los autotaxis dispondrán de dos contadores; el primero no podrá ser reiniciado, pues irá vinculado a un programa donde quedarán registrados datos como: la fecha, la hora que se puso en movimiento, el nombre del usuario que conduce y los kilómetros efectuados. El segundo contador sí se podrá poner a cero. Este servirá para saber cuánto hay que cobrar al posible cliente en cada carrera.

Para aquellos que no tienen carné, podrán elegir entre solicitar un taxi donde  le cobrarán 0’60€ por kilómetro recorrido que en caso de o no llegar a los mil metros no se le podrá cobrar las fraciones. O solicitar a alguien ya sea desconocido o no con carné a que pille un autotaxi y éste no podrá cobrarle más de 0,20€/Km.

Con una buena flota de autotaxis podemos conseguir dejar de fabricar coches,  retirar de las ciudades el 90% de coches en desuso, dejar de extraer minerales de hierro para fabricar más coches y autobuses,  y dejar de emitir miles de toneladas de gases de efecto invernadero.

Este sistema permitirá a la gente de ahorrarse mucho dinero, pues será bastante más barato coger un autotaxi que mantener uno propio y que además, generan beneficio al convertir los autos propios en autotaxi.

Si el coche se estropea durante un trayecto, será el dueño quien se encargue de pagar al gruista.

Habrá muchas facilidades para pedir préstamos personales, por lo que no tendrá ninguna excusa en hacer frente a la factura por la reparación.

Los autos no funcionarán con llave, sino con la tarjeta mencionada anteriormente.

El dueño del autotaxí podrá saber siempre dónde está aparcado o si está circulando.

Aplicando este sistema, ya no tendría sentido la existencia de autobuses y por ende, las marquesinas de las paradas de buses ni los espacios reservados para los mismos. Por lo tanto, las paradas centrales de autobuses podrían ser desmanteladas y convertirlas en jardines.

Los usuarios deberán ponerse en contacto con el dueño cuando: el vehículo esté sucio, falla el motor u otra avería, en caso de accidente, vea la chapa en mal estado o cualquier otro defecto. Para ello estará en la guantera el número donde poder localizarlo.

Las reparaciones en los talleres mecánicos serían muy económicas si se aplicase la conmutación de penas de cárcel por trabajos, pues no podrán tener un sueldo estándar, sino que como máximo cobrarán la tercera parte del sueldo, e incluso depende de la deuda, solo recibirán las tres comidas diarias + alojamiento.