768 millones de personas en el mundo no cuentan con acceso a agua limpia, según datos de Naciones Unidas.

Esto es más del 10% de la población mundial y no contar agua potable produce enfermedades, muertes y todo tupo de problemas de sociales y de salud.

Si sumamos el problema del calentamiento global que cada año convierte miles de hectáreas de terreno en desiertos, el panorama no parece esperanzador para quienes padecen la falta del vital líquido.

Pero un emprendedor chileno quiere cambiar esto Alfredo Zolezzi, al frente de los laboratorios del Advance Innovation Center (AIC) de Viña del Mar (costa central), es autor de un experimento científico que por primera vez convierte agua contaminada en plasma, el cuarto estado de la materia después del líquido, sólido y gaseoso.

El plasma se consigue al ionizar los átomos, que pierden su cobertura de electrones y quedan todos desordenados.

Las estrellas como el Sol se encuentran en estado plasmático, y también se usa plasma para generar luz en los fluorescentes, o en las pantallas de televisión.

A diferencia de los purificadores actuales, el dispositivo de Zolezzi acelera el agua, le aplica una descarga eléctrica, la convierte en plasma y destruye todos los virus y bacterias en un vistoso proceso que consigue un agua más pura que la que llega a nuestras casas.

El aparato, un tubo de unos 30 centímetros de largo, se alimenta con electricidad pero también podría hacerlo a partir de un banco de baterías alimentadas por energía solar. El sistema requiere muy poca energía e infraestructura, condiciones ideales para ser usado en aldeas remotas y pobres.

https://diarioecologia.com/revolucionario-purificador-convierte-el-agua-en-plasma-eliminando-virus-y-bacterias/