Antiguamente adquirir un esclavo suponía una fuerte inversión, costaban lo mismo que un tractor o un camión. Por lo que se tardaban muchos años en amortizarse. Eran tan caros que incluso se les podía sacar una póliza de seguro.

Actualmente, es posible conseguir un muchacho por 50$. Eso quiere decir que si sufre un accidente en el trabajo y se rompe un hueso, es más factible abandonarlo a su suerte que llamar a un médico, pues les sale más caro. Así que el propietario opta por adquirir otro esclavo.

Si entramos en las tiendas europeas donde se vende chocolate, deben saber que el 80% del cacao proviene de Costa de Marfil. En ese país se utilizan niños esclavos. Según UNICEF, en África se secuestran 200.000 niños al año para esclavizarlos en las plantaciones.

Niños transportando cacao

La mayoría de europeos no sabe o no quiere saber, que ver a sus hijos disfrutar del chocolate comportar el sufrimiento de miles de niños. En las plantaciones a los niños se les golpea si no hacen bien su trabajo. Cualquiera puede comprar un niño por 250€.

Aquí se muestran algunos productos donde se esclaviza a las personas para que sus precios sean más competitivos

Otro ejemplo está en la extracción del coltán, para separar el tantario que se precisa para fabricar entre otras cosas móviles. En las minas precarias se utilizan niños entre 11 y 13 años que se pasan varios días sin ver la luz del sol. De vez en cuando las paredes de los pozos se derrumban y nadie se molesta en rescatarlos. Pero cuando nos compramos un móvil, una Tablet, un PC, etc. ¿Alguien piensa en las muertes de esos críos?

Autores; Thomas Hauer y René Kirschey

Ver vídeo; https://www.youtube.com/watch?v=fxf7ikC4v2Y

20/08/2021