Una niña de 12 años recoge pepinos en una granja en Michigan.

Los menores a menudo tienen que desempeñar movimientos repetitivos como arrodillarse, agacharse o levantar los brazos, durante muchas horas cada día. Los niños cuyos cuerpos aún no han terminado de desarrollarse son especialmente vulnerables a estas lesiones por movimientos repetitivos.

“El Convenio sobre Trabajadores Domésticos protege a adultos y niños por igual”, dijo Becker. “Los gobiernos que ratifiquen el tratado estarán introduciendo garantías esenciales que pueden mejorar las vidas de millones de niños que laboran en el servicio doméstico”.

Para eliminar el trabajo infantil, los gobiernos no pueden ignorar a los niños que trabajan en domicilios particulares. A muchos de estos niños se les paga una miseria, si es que se les paga algo, y con frecuencia sufren abusos y trabajan en exceso. Los gobiernos pueden ayudar a estos niños mediante la ratificación de la Convención de Trabajadores Domésticos.

Jo Becker, directora de defensa de los derechos del niño

https://tudeudaconelplaneta.es.tl/Trabajo-infantil.htm