Por Myriam Tardioli. El 8 Jul 2021

Es imprescindible tratar con urgencia el problema de la contaminación por plásticos en todo el mundo. Aunque las industrias siguen utilizando plásticos que tardan siglos en degradarse. Muchos aún no se preocupan en qué sucede con los residuos que generan. Los científicos estudian la manera de disolverlos y una posible solución se relaciona con el estómago de las vacas.

El estómago de las vacas podría ayudar a reducir los residuos plásticos

Un proyecto esperanzador se encuentra en la etapa de estudio. Podría ser la solución para descomponer ciertos plásticos. Está relacionado con los microbios contenidos en la rumia del ganado vacuno. Es una de las cuatro partes de que consta el estómago de las vacas.

Científicos e investigadores de todo el mundo realizan estudios para reducir toneladas de plásticos. Evitar así el problema de que invaden los cursos fluviales y los océanos. El estudio sobre el ganado vacuno lo realizaron en Austria y lo publicaron en la revista Frontiers in Bioengineering and Biotechnology.

El equipo científico pertenece a la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida, en Viena. Con métodos de laboratorio, probaron que el bioma que contiene la rumia vacuna (bacterias, hongos, microbios, virus y demás), es capaz de degradar poliésteres.

Algunos detalles de la investigación

Para llegar a esta conclusión, el equipo científico utilizó tres tipos de plásticos. Los elegidos son considerados peligrosos para el medio ambiente y tardan siglos en desintegrarse.

Tereftalato de Polietileno o PET que se utiliza en botellas y textiles.

El Tereftalato de Adipato de Polibutileno o PBAT que lo utilizan en las bolsas mal llamadas biodegradables.

También el Uranato de Polietileno o PEF, material biológico proveniente de recursos renovables.

Para realizar el estudio no utilizaron animales vivos durante el análisis, lo que lo hace más ecológico aún. El líquido del rumen se extrajo de un matadero de la zona, del que se tomó la microbiota contenida en él. La microbiota se incubó en los laboratorios de la universidad, probando con los tres tipos de plásticos nombrados. Cada uno de ellos se descompuso satisfactoriamente por la acción de los microorganismos contenidos en el rumen vacuno.

Si bien este resultado se obtuvo en un laboratorio, se abre a través de él un sinnúmero de pruebas para seguir analizando. La doctora Doris Ribitsch lidera el equipo de investigadores. Lograron resultados que tienen mucho potencial.

https://www.nosabesnada.com/ciencia/estomago-de-las-vacas/