Asesinado en prisión el pederasta británico que abusó de más de 200 niños

Richard Huckle era uno de los pedófilos más peligrosos del mundo: fue condenado en el 2016 a 22 cadenas perpetuas

PIXABAY

REDACCIÓN

LA VOZ 15/10/2019 08:44 H

Fue encarcelado por haber cometido incontables crímenes de abuso sexual contra menores. El perederasta británico Richard Huckle ha aparecido muerto en su celda de la prisión de York, en Inglaterra.

Según informan medios locales, y recoge EFE, los hechos en torno al asesinato de Huckle en la prisión de Full Sutton está siendo tratado por parte de los agentes como un suceso «sospechoso».

La Policía de Humberside ha abierto ya una investigación. «Nos avisaron poco después de las 12.30 horas -del domingo- para informar de la muerte de un hombre en prisión», ha explicado una portavoz de la Policía en declaraciones recogidas por el diario británico «The Guardian», distribuidas por Europa Press.

Las autoridades no han dado más detalles sobre lo ocurrido, pero fuentes citadas por el periódico británico apuntan a que Huckle fue apuñalado en su celda con un arma blanca.

Una historia de abusos

Richard Huckle, de 33 años, era natural de Ashford, en Kent, y tenía un largo expediente que le había convertido en uno de los pedófilos más peligrosos del mundo: llegó a abusar de más de 200 niños. 

En el año 2016, fue condenado a 22 cadenas perpetuas tras declararse culpable de 71 cargos de abuso sexual contra pequeños de entre seis meses y 12 años, entre el 2006 y el 2014.

Durante el juicio se hallaron en el ordenador de Huckle más de 20.000 fotografías y vídeos en los que se le veía cometiendo los abusos, un contenido que compartió con otros pederastas de todo el mundo mediante la «internet oscura».

Los investigadores detectaron incluso que, en el momento de su detención, en el año 2014, Huckle estaba elaborando un «manual del pedófilo» que pensaba divulgar online.

Cuando fue condenado, el juez afirmó que la sentencia de Huckle era un reflejo de «la abominación pública» que supuso su «campaña» de violaciones.

Huckle, que visitó por primera vez Malasia con 18 años, se presentaba como profesor de inglés y filántropo en comunidades cristianas pobres de Kuala Lumpur. Algunas de las víctimas sufrieron abusos durante años. Unos hechos que se prologaron hasta su detención, en el 2016. Tenía entonces 30 años.

Máxima seguridad

La prisión de Full Sutton, donde ha aparecido muerto, es una de las cárceles de máxima seguridad de Reino Unido con capacidad para unos 558 internos. En el 2011 fue asesinado por otro interno en esa misma prisión. Era Colin Hatch, también condenado por el asesinato de niños.

Asesinado en prisión el pederasta británico que abusó de más de 200 niños (lavozdegalicia.es)