Un hombre estuvo encarcelado 28 años porque una mujer dijo que había soñado que el hombre la había violado.

Un día de 1988, el pobre Clarence estaba dedicado a sus cosas cuando fue arrestado por la policía como sospechoso de haber cometido una violación.

Un día después del asalto, la mujer que todavía estaba en el hospital identificó a Clarence como su atacante; dijo que vio su cara en un sueño.

Clarence Moses -EL fue sentenciado en 1988 a 48 años de cárcel por as altar y violar a una mujer que vovía a casa tras una noche de copas, a pesar de que no había más evidencia que unas heridas leves y su sueño.

Clarence siempre se declaró inocente.

Pero sus esfuerzos para apelar la decisión fueron infructuosos. En parte, porque la policía de Denver se deshizo de restos de ADN de la escena del crímen, según los informes.

Afortunadamente, en diciembre de 2013, mientras cumplía su condena de 48 años, Clarence recibió un carta de otro hombre, un tal L. C Jackson.

En la carta, Jackson decía que no podía creer como Clarence había sido acusado de violar a la misma mujer con la que él había tenido relaciones sexuales la noche de los hechos.

“Realmente no se que decirte, pero empezemos a arrojar luz a lo que sucedió en la oscuridad” escribió Jackson, según los informes del juzgado. “No tengo la conciencia tranquila”.

La carta de confusión ayudo a reabrir la vista en Julio. Jackson declaró que durante el acto sexual con la mujer perdió los nervios y la golpeó en la cara. Lo admitió todo, pese a que no se trataba necesariamente de una violación.

Clarence ya había pasado 28 años en la cárcel tras su condena a 48.

Imagínate, un hombre inocente. Nunca recuperará esos 28 años.

¡Y todo por un sueño!

Este es Clarence Moses-EL.

 

https://es.quora.com/Cu%C3%A1l-es-la-evidencia-m%C3%A1s-extra%C3%B1a-jam%C3%A1s-admitida-en-un-caso