Un grupo de activistas menores de edad han interpuesto una demanda colectiva contra el Gobierno de Australia para impedir la ampliación de una mira de carbón. Ellos advierten que el proyecto liberaría 370 millones de toneladas de carbón en el medio ambiente.

Por José Díaz

Servindi, 9 de setiembre, 2020.- En los últimos años el gobierno de derecha de Australia, encabezado por el político conservador Scott Morrison, ha promovido el crecimiento de las industrias extractivas y ha retrasado el cumplimiento de los compromisos climáticos asumidos por este país en el Acuerdo de París. El último hito en esta política, es el actual interés de ampliar una mira de carbón ubicada a las afueras de Sídney.

Sin embargo, al parecer ejecutar este proyecto no será tan fácil luego de que un grupo de jóvenes activistas, todos menores de edad, encabezados por la activista de 16 años, Anjali Sharma, han interpuesto una demanda colectiva contra la ministra de Medio Ambiente, Sussan Ley ante un Tribunal Federal.

El reclamo del movimiento estudiantil ambientalista busca oponerse a la ampliación de la mina Vickery, ubicada a solo 333 kilómetros al noroeste de Sídney. El argumento de la demanda es el impacto negativo que dicha ampliación tendría hacia la salud de las ciudades aledañas a la mina y a los compromisos climáticos de Australia.

Según David Barnden, el abogado que representa a los jóvenes demandantes, el reclamo se sustenta en el impacto ecológico que genera la extracción y el cambio climático: repercusiones físicas, incendios forestales y la prevalencia de enfermedades tropicales.

Australia en retroceso

Lejos de comprometerse a una transición energética limpia, Australia viene dando pasos atrás en sus políticas ecológicas. Según estimaciones iniciales, si la ministra Sussan Ley termina autorizando la ampliación de la mina, está expelería 370 millones de toneladas de carbón durante los próximos 25 años.

La empresa operadora del proyecto Whitehaven Coal, ha señalado que de ampliarse la extracción se generarían 950 puestos de trabajo. En medio de la crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19, el argumento económico parece dividir a la opinión pública.

No obstante, los jóvenes activistas han advertido que la eventual aprobación de una ampliación en las actividades de esta mina generaría un mal precedente judicial que facilitaría la ampliación de futuros proyectos de combustibles fósiles. En ese sentido, la decisión sobre la mina Vickery parece crucial para el futuro ecológico de Australia.

Recordemos que Australia, gobernado por una gestión conservadora, aún se mantiene comprometida a reducir en un 28% sus emisiones contaminantes para el 2030. Algo que los jóvenes activistas no dudan en recordarle a la administración de Scott.

https://www.servindi.org/actualidad-noticias/09/09/2020/adolescentes-demandan-al-gobierno-australiano-por-mina-de-carbon

14/09/2020