01 octubre 2019

El 20 de septiembre, y con ocasión del Día Mundial de la Limpieza, se presentó en Niza una pequeña y curiosa máquina bautizada como Chrysalis. Desarrollada por Earthwake, una asociación francesa, la Chrysalis se basa en el proceso de pirólisis para transformar residuos plásticos en combustible.

«Una solución concreta para dar valor a los residuos plásticos con el fin de promover su recogida y contribuir a eliminarlo de nuestras costas»

El proceso en sí mismo no es nada novedoso, pero Earthwake desarrolló este proyecto con un objetivo específico en mente: hallar una solución para los países emergentes que no tienen un sistema organizado de recolección de plásticos y que todavía son demasiado dependientes de los generadores diésel como fuente de electricidad. Habiéndose diseñado con materiales simples y resistentes, la básica tecnología de Chrysalis hace que sea fácil de mantener y reparar in situ. Además, al tener forma de contenedor, resulta fácil de transportar. En pocas palabras… ¡es una máquina a escala humana!
Concebida para que la adquieran particulares y comunidades, el tamaño y modo de funcionamiento de la Chrysalis permiten colocarla en cualquier lugar. «No requiere electricidad. El 10 % de los gases que produce durante el proceso de pirólisis crean el calor que necesita para generar su propia energía.»

Un proyecto social, ecológico y sostenible

Actualmente, la Chrysalis es capaz de transformar 160 kg de residuos plásticos en 120 litros de gasóleo al día. La máquina se alimenta de bolsas de plástico, tapones de botella, barreños, envases de detergente y de champú… es decir, que puede utilizar cualquier residuo que puedan encontrar y recoger particulares y asociaciones, siempre que esté hecho de polietileno o de polipropileno. El proceso de transformación dura alrededor de hora y media y el combustible resultante puede alimentar generadores, barcos o tractores. François Danel, el administrador de la asociación, destaca que: «Al dar valor a los residuos plásticos, las personas, en lugar de tirarlos, los guardarán para venderlos a microemprendedores que a su vez obtendrán dinero convirtiéndolos en combustible.»
El lanzamiento al mercado de la Chrysalis está previsto para el primer semestre del 2020 y se espera que para entonces sea capaz de procesar 300 kg de residuos plásticos al día. La demanda ya es elevada, y la asociación Earthwake, liderada por el actor Samuel le Bihan, ya está iniciando diversas colaboraciones en Senegal y Costa de Marfil, entre otros.

Más información: https://earthwake.fr/

https://plasticslemag.es/Chrysalis-la-maquina-que-convierte-los-residuos-plasticos-en-combustible

17/10/2021